Riesgo & Peligro

La mayor prioridad y el principal objetivo deben ser entender mejor la montaña, los mecanismos de la nieve y tener los conocimientos suficientes para saber evitar el terreno susceptible de avalanchas y no vernos jamás involucrados en ellas.

 

Es muy importante diferenciar los términos “peligro” y “riesgo”. El peligro viene dado por las condiciones ya existentes como la nieve, el clima y la propia montaña. El riesgo, por el contrario, depende de uno mismo, de la conducta que se toma frente a un peligro determinado.Por ejemplo, en un peligro elevado podemos asumir un nivel de riesgo bajo si actuamos correctamente. O por el contrario; en un peligro bajo podemos estar tomando un riesgo muy elevado.Además, es cierto que existe un riesgo residual que persiste y que nunca podremos eliminar y deberemos asumir, aunque tomemos todas las medidas de seguridad necesarias. Sin embargo, nuestra obligación es intentar reducirlo al máximo, por nuestra propia seguridad y por la de nuestros compañeros. Por esto es importante formarse: conocer el boletín oficial de previsión de avalanchas, así como las señales que nos da la montaña, las técnicas de progresión, las de descenso y/o las de rescate; y disponer de un buen material de rescate y saberlo usar. En SPLITBOARD.CAT queremos abordar todos estos temas detalladamente, teniendo en cuenta que los diferentes artículos no sustituyen en ningún caso un curso sobre nivologia, seguridad en montaña y rescate. Partiendo de esta base, trataremos los diferentes temas relacionados con las avalanchas.

Así pues, durante la temporada 2009/2010 se contabilizaron 27 accidentes por avalancha en la península, con algún tipo de víctima. La mayor prioridad y el principal objetivo deben ser entender mejor la montaña, los mecanismos de la nieve y tener los conocimientos suficientes para saber evitar el terreno susceptible de avalanchas y no vernos jamás involucrados en ellas.(13 muertes y 17 heridos). En la temporada 2008/2009, el número de accidentes con víctimas fue de 18, nueve de ellos mortales. A estos accidentes se han de sumar todos aquellos que, afortunadamente, no provocaron víctimas. Sin embargo, en América del Norte, el número de víctimas mortales por aludes no ha parado de crecer a un ritmo alarmante durante los últimos años, básicamente por el aumento de personas que se adentran en terreno de alta montaña sin los conocimientos suficientes, además de ver que los avances tecnológicos han permitido que haya más gente en terreno “avalanchoso”.No obstante, es cierto, también, que han mejorado los sistemas de protección y que, además, la prevención de avalanchas y los dispositivos de detección de victimas de avalanchas (DVA, también conocidos como ARVA por sus siglas en francés) son cada vez más fáciles de usar y más baratos. Además, se pueden encontrar en el mercado otros sistemas novedosos que aumentan el porcentaje de supervivientes en caso de verse atrapados por una avalancha. En cualquier caso, la mayor prioridad y el principal objetivo deben ser entender mejor la montaña, los mecanismos de la nieve y tener los conocimientos suficientes para saber evitar el terreno susceptible de avalanchas y no vernos jamás involucrados en ellas.